martes, 31 de marzo de 2009

Diamantes de metacrilato


'Gran golpe en'


'Dalmacio'


Vuelvo a vagar al atardecer por los senderos de Cuervolandia como un perro sin dueño, buscando de nuevo el amor perdido, y el calor de aquellos abrazos pasionales e incendiarios. No puedo ni quiero recordar qué pasó desde que abandoné la suite y en este momento sólo sé que me encuentro cansado, y que en mi cabeza hay sólo silencio, no un silencio de paz, sino un silencio denso, un silencio insoportable, un silencio que en sí es un grito, una explosión, un Hiroshima….


Cuando camino por Cuervolandia pienso mejor, observo mejor, me siento más vivo, pero esta vez los lejanos y viejos altavoces no tienen nada que decirme, esta vez no veo poesía en el olor a pachulí de las velas amarronadas, ni en los chirridos de los tornos de entrada ni en la lentitud de la cuervonoria, ni en la mirada cómplice de las efigies de Milli y Vanilli, ni en los Pierrots, ni en Mondo Egipto, sólo ese maldito silencio.


En mi mente se barajan inconexas imágenes de todos los recuerdos de ella, la recuerdo de niña, cuando la vi por primera vez con su mandilón gris pintándose los labios de rojo con el jugo de las cerezas para parecer mayor....


Recuerdo cómo me enamoré de ella, cómo intentaba llamar su atención a través de mis poemas y canciones….


Recuerdo mi adolescencia, cuando me atreví a declararle mi amor y ella me correspondió, su hermosura, su beso, sus caricias, mi rubor...


Recuerdo también cuando la odié por primera vez, cuando por primera vez me di cuenta de que estaba sólo, que sólo yo estaba enamorado, que todo era artificio, que todo era falso, del vacío que dejó en mi cama al irse sin más, del vacío que dejó en mi corazón su ausencia, de cómo la vida sin ella me pareció una rutina descafeinada por la que yo circulaba en punto muerto….


Me acuerdo de cómo llegué a asumir su pérdida convenciéndome por un momento de que la felicidad es una vana ilusión, un diamante que refulge pero que en el fondo es falso, como de metacrilato, llegué a pensar en definitiva que la vida es como un parque de atracciones decepcionante cuyas ajadas atracciones intentan, mas no pueden, redimir nuestra angustia ni tapar nuestros vacíos....


La volví a recordar en el túnel del amor, al principio no me reconoció, intercambiamos breves palabras y ya no me acordé de por qué la odiaba, volvió a cegarme el fulgor del diamante, volví a buscarla desesperadamente, volví a encontrarla cuando lo daba todo por perdido, volvimos a besarnos, volvimos a hacer el amor, volví a creer que era posible…


Cuando me fui de la suite "Sueños bávaros" volví a la realidad terrible, volví a despertar del ensueño y fue como descubrir otra vez hormigas en el sorbete de mi vida. Con la diferencia de que ya no podré asumir nunca más la rutina tibia y sin emociones en la que estoy condenado a vivir, que no podré ya más seguir fingiendo que sigo vivo por dentro, que puedo vivir sin ella, que no echo de menos el fulgor de los brillantes, aunque estos sean de metacrilato…


Mis pasos se detienen en un cruce, dejo la mente en blanco y de repente siento una fuerza que me empuja contra el suelo; cuando me incorporo, antes de hacer balance de daños, veo una mujer que me resulta familiar pidiéndome que la ayude a levantar, al parecer me había atropellado con su monociclo…

7 comentarios:

  1. Una vez que te atropellan malo, malo...........Que ya has vuelto a caer.............Pero piensa que todo es posible y que las piedras falsas pueden romperse y salir de dentro un pedazo marfil y además soñar es gratis..............
    El amor, el amor esa palabra tan complicada de definir..............¿Qué es el amor? No entiendo. ¿Belleza, pasión, palabras? Palabras que ordena el viento. Viento frágil, magia eterna, dulce brisa al aire eleva, envolviendo esos instantes que puede ya nunca vuelvan.
    ¿Por qué no todo el mundo sufre de este "mal"? ¿Porque hay Cyranos y Cyranas maravillosos y estupendos y sosas Roxanas/Roxendos con las que andan perdiendo su maravilloso tiempo? ¿Dónde se sitúa el origen del amor? ¿Búsqueda del padre, de la madre, de un profesor? ¿Existe más allá de nuestra mente? ¿Realmente nos amamos a nosotros mismos reflejados en otros? ¿Por qué si se sabe que es falsa aún así es la piedra más cotizada? ¿Por qué no lo sentimos por todo el mundo que sería más sencillo todo y en cambio hacemos como el Principito que domestica un pedazo bicho que suele acabar mordiendo?
    Tengo que viajar y meditar, tanta información no me cabe en el cerebro.

    ResponderEliminar
  2. Saltapárrafos1/4/09 10:18 p. m.

    Me ha encantado, primero que leo entero de un tirón...! No os digo más!

    ResponderEliminar
  3. Ayyyshh!!! Pero que bonito!!

    Vuelvo a tragar, al parecer por los agujeros de mi garganta, como un famélico extremeño, buscando de nuevo la saciedad perdida, y el sopor de aquellas siestas reparadoras y vespertinas. No puedo ni quiero recordar qué pasó despde que salió Angel Martín y en este momento sólo sé que he roncado, porque en mi cabeza aún hay eco, no un eco total, sino un semi-eco, un eco razonable porque aún no he jalado, un huevo frito, guarnición ¡qué maravilla!

    Cuando me acerco a la despensa pienso mejor, observo mejor, mi estómago se siente vivo, pero esta vez los desgastados y raídos envases no tienen nada que decirme, esta vez no hay alegría en el crujir de las bolsas de patatas, ni coloridos en las cajas de galletas adornadas con frutas confitadas, ni en la mirada complíce de los productos de soja, light, omega3, sólo este maldito vacio...

    ResponderEliminar
  4. Lirismo, que nos has despertado
    Pasión, que nos has vuelto locos
    Poesía, que nos has condenado
    Amor, que nos diste un siroco.

    ResponderEliminar
  5. ¡Atribulado desconocido! Tus padeceres nos cautivan al arrojarnos a la cara recuerdos y vivencias extraídos artesanalmente del pozo de nuestros secretos.

    Tal vez este accidentado atropello provoque en usted un estado de choque que lo devuelva a la realidad, para su fortuna y nuestra desgracia, pues es posible que con ello también se quiebre el suspendido encandilamiento del lector.

    Que Dios le bendiga.

    ResponderEliminar
  6. Jo, tío :s

    Que Dios nos bendiga a todos.

    ResponderEliminar
  7. Una vez más grácias a todos por su participación y cercanía.Son Vds.agua de nuestra fuente, el fuego de nuestra hoguera y el tigo de nuestro pan. Este mes la gerencia ha abordado una vez más el tema del amor,esa enfermedad sin vacuna en la que todos hemos caído alguna vez o varias y que nunca se cura del todo (se ve que la cepa es resistente).

    Amiga Interruptor:Nos encanta que nuestros relatos le planteen dilemas y que añada sus reflexiones a la de nuestro anómino protagonista, el caso es que Ud. como siempre ha captado la esencia del relato (cómo se nota que ha sido gerente) y en efecto la idea de el amor como joya codiciada pero falsa nos plantea la idea de que muchas personas de lo que en realidad se enamoran es del amor en sí, ello es a mi entender la base del romanticismo trágico del que Cuervolandia es escenario idóneo. Una vez más grácias y un abrazo.

    Estimad@ Saltapárrafos: Siempre hay una primera vez para todo, esperemos que esta vez haya sido de las que invitan a repetir, a nosotros nos encanta tenerl@ entre nuestros lectores aunque sea en párrafos alternos.

    Amiga Limonessa:Si Interruptor ha captado a la perfección la esencia del relato, Ud. ha hecho lo propio con la forma del relato (como se nota que llegará a ser gerente)Su nueva perspectiva ha aportado gran alegría a una gerencia que cree en la innovación y apuesta por las personas que tienen algo que decir y que entre todos hacen cuervolandia.

    Sr.Torrefacto:
    vista, oído, gusto y tacto
    se deleitan en el acto
    cuando entran en contacto
    con el inspirado extracto
    de su verso....¡Torrefacto!.

    Sr. Oprobión:La gerencia no se responsabiliza de las catarsis emocionales que puedan producirse en el recinto del parque. Aún así si quiere mantener el encandilamiento le recomendamos que se pase por nuestra tienda de velas y candiles aromatizados que sin duda lo envolverán a ud. en esa atmósfera evocadora que el relato parece haber creado en el lector. Nuestro cada vez más conocido y atribulado desconocido recibe su bendición y la agradece desde el pozo de sus atribulados secretos.

    Amiga Palomitera: Gracias por sus bendiciones, pero nosotros ya estamos bendecidos al tener unos lectores como uds. Muchas gracias y nos veremos en el próximo relato.
    Reciban un abrazo de la gerencia.
    Cuervo, cuervo, cuervo.....

    ResponderEliminar

Sírvase expresar aquí su graznido: