domingo, 25 de diciembre de 2011

Seguidillas con bordón, que tiene muy mala rima



'Valor de ley'


Deseamos a todos los visitantes de Cuervolandia una muy feliz Navidad y una buena entrada en el 2012, al que desde aquí podemos verle ya las orejas.

También hemos de felicitar a todos los que compraron sus décimos de lotería en nuestra cuervoadministración, porque como ya saben, este año la región de los Monegros ha repartido el gordo y nos ha tocado. Al Sr. Cormonas le hemos enviado una generosa donación para que la destine a sus parques de atracciones "Los Palominos" (qué demonios, es Navidad), pues sabemos que también tiene sus seguidores.

Recogiendo el guante que nos lanzó un lector el año pasado, la gerencia adapta sus tradicionales versículos navideños a los corsés poéticos que, masoquistamente, se congratula en autoimponerse.

Bien, dese rienda suelta al plectro, pues:


I

Blancas y luminosas

Las Navidades
Llegan a Cuervolandia
Felicidades.

Qué maravilla
Con bordón felicitar
Por seguidilla.

II

Esta navidad,
Desierto Monegrino,
Queremos cantar
Encaramados a Pinos:

"Por cuervos y por patos,
No más sequía,
Queremos más relatos"

III

Esta crisis creativa
Que nos asola
La tenemos cercada
Pero no mola.

Juro en caliente
Que lo conseguiremos
Los tres gerentes.


jueves, 1 de diciembre de 2011

Feliz Quinto Aniversario!! Cuervo-relato al alimón!!


'King Donald's'


'Lo del casting no es aquí... ¿Verdad?'


Quizá estaba nublado, quizá era por la tarde, quizá era domingo cuando Pipo Schumann el contorsionista imposible, guardaba cola impaciente pero concentrado, en otro casting más, uno de tantos a lo largo de su carrera. El ambiente no era muy distinto de las otras entrevistas: payasos, alegres y tristes, forzudos con bañador de rayas rojas, calvos y con bigotes a lo Richelieu, Magos chinos de largas uñas, sombrero hexagonal y coleta que miraban de refilón con aire desconfiado, mentalistas uruguayos que se retiraban antes de tiempo porque ya percibían en la mente de los entrevistadores que no los iban a aceptar, algún que otro ajedrecista de Zimbawe y hasta un mono vestido de botones que llevaba a su domador desnudo y lo hacía pasar por un aro…. La única diferencia con los otros cástings es que esta vez Pipo Schuman sentía que era su gran oportunidad…..

- Siguienteee. A ver, ¿alias?

- ¿No... quiere que le diga antes mi nombre?

- Su nombre sólo le importa a los administrativos, para los seguros, las nóminas y todo eso. Si supera el casting, tal vez algún chupatintas se lo pregunte después, pero ya le advierto de que empieza con mal pie. Es su nombre artístico o figurado lo que nos aporta información relevante, lo que las gargantas de los clientes gritarán y lo que se anunciará por los megáfonos oxidados una y mil veces. Debería saberlo.

- Álister el Imposible.

- ¿Especialidad?

- Pues... mire -humpf- esto. Y ahoraaa... -xssss, gñieaaa- ¡ta-da! E incluso, si me permite un momento para tomar impulso... ¡Homp! y... ¡bim! ahí está.

- Mmmm, vaya, vaya. No está mal. ¿Y come usted mucho?

- Lo justo para ser capaz de hacer lo que hago. Una vez al mes, acudo a un local de comida rápida para compensar.

- Suena sensato. Pero no todo consiste en cuidar el templo de nuestro cuerpo, amigo... ¿Qué me dice de su mente? ¿Qué lee usted, Imposible Álister?

- En estos asuntos me dejo guiar por mi buen amigo Yogui-gurú, que regenta una librería de viejo. El mismo día que voy a la hamburguesería, él me visita y me vende, o tal vez debería decir regala, antiguos e interesantes libros a un precio de risa. Los que van más a contracorriente, la retaguardia de la cultura. El grito ahogado de las mentes preclaras que nadan a contracorriente por las cataratas de los tabúes de nuestra sociedad autoamordazada, el eco de cuya caída, sin embargo, se deja oír estrepitosamente entre las generaciones futuras; ya sabe usted. Los últimos tres que leí se titulaban “El orgullo de la industria porno”, “Una defensa del bicameralismo” y “Mi vejez bajo la bota de la sultana”.

- Qué curioso... Alguno de ellos he leído, y me parecieron extraordinarios.

- ¿A que sí? Es que Yogui-gurú es una luciérnaga en la más obscura sima. Lo conocí durante mis viajes por Chechenia, porque yo provengo de Manitoba.

- A nadie le importa de dónde deje de provenir usted, señor. Limítese a responder a lo que le pregunto. ¿Se lleva usted mal con las madres?

- Uh... Excepcionalmente, sí.

- Correcto. ¿Conoce el valor de un caramelo lanzado al público?

- Depende de lo vivido y sufrido por quien lo recoge.

- ¿Cuál fue la última vez que perdió el control?

- Cuando, al enjuagar las almejas japónicas que había comprado, apareció un guijarro confundido en medio. ¡Yo pagué por ese peso, ¿entiende?!

- ¿Qué hizo con la piedra?

- ¿Eh? ¿Qué quería que hiciese? Pues un llavero, para recordar perennemente el fantasma de ese sentimiento y fortalecer la agudeza de mi ego en el futuro.

- Ya. ¿Considera usted que no hacer de vientre todos los días es síntoma de estreñimiento?

- No.

- ¿Es usted un hombre enamorado, Álister?

- Le he echado el ojo a una mujer con abrigo gris, pero poco más sé de ella, todavía. Respondiendo a su pregunta, aún no.

- A su juicio, ¿cuál es la mejor religión?

- Considerar otras “religiones” aparte de la única verdadera es herejía.

- ¿Sabe quién es Schlinder Pashnavi?

- Un maravilloso escritor.

- ¿Cómo definiría, en sólo dos palabras, a Cuervolandia?

- Tiempo. Lento.

- Es suficiente. Siguienteee.

¿Es el Parque de atracciones Los Palominos? Por favor, pásenme con la adjunta de dirección. Gracias, espero... Elspeth, ¡¡Por fin logro hablar contigo!! El Sr. Cormonas quiere despedirme!! No ha parado de gritarme hasta que se lo han llevado de nuevo al hospital para administrarle su dosis de calmantes… ¿Que Qué ha pasado? Pues que el que iba a ser el fichaje estrella como Jefe del Área de Innovación de Espectáculos de “Los Palominos” no ha aceptado… Si, si, el que te comenté que pasó todas las pruebas, Álister el Imposible… Contestó con gran soltura a todas las preguntas de la entrevista, pasó sin sudar las pruebas físicas, las pruebas de idiomas, incluso el examen de escritura braille para ciudadanos de Chitril,… Era perfecto para el puesto, con él pretendíamos revolucionar las estrategias de animación con nuevos números, innovadoras puestas en escena que hiciesen que el público se interesase aún más por nuestros parques de atracciones… Claaaaro, el Sr. Cormonas está que trina: había puesto muchas esperanzas en él, para poder aventajar a Cuervolandia. Por fin iba a poder convencer a la banca y a todos los inversores, por fin iban a ser capaces de hundir a ese parque que tanto se les ha atragantado… ¿Por qué ha rechazado? Bueno, cuando Cormonas le llamó para hacerle la oferta del puesto en firme, Álister al enterarse de que el puesto no era exactamente para Cuervolandia le contestó… “Lo siento mucho: No trabajo con imitadores”.

Cuervolandia: ¡¡Rechaza imitaciones!!