jueves, 6 de noviembre de 2008

El segundo gerente. Chapter two

  
 
 'Sinalagma' 
 
  'Somos legión'


Bueno, ya va siendo hora de que les comente el segundo hecho que impactó mi vida. Lejos quedan ya los años de mi loca juventud en Alemania, el resto de mi existencia discurrió en un eterno devenir de diferentes actividades, asumiendo (que no aceptando) que me había tocado vivir en un mundo de imperialismo y capital al que por narices hube de adaptarme.

Así acabé viviendo la vida de artista, quizá la única que merece ser vivida, continué componiendo canciones para músicos pop que como dice la propia palabra se elevaban al cielo, hacían “pop” y se desvanecían (Nick Kamen, Glenn Medeiros, Richard Marx, Transvision Vamp….)  Fueron tantos los desaparecidos del Pop que ya ni les aburro con la lista.

Un día me levanté y me di cuenta que había perdido la inspiración, al principio pensé que era flor de un día, recurrí a todos los trucos de la profesión, me encerré en un hotel durante meses, viajé a lugares exóticos, me empleé en subtrabajos como Bukowski, pero ni con esas. Además yo no podía recurrir al plagio y al trabajo de los demás como hicieron y hacen los escritores y artistas de éxito, porque yo era un escritor inexistente, eran los demás quienes utilizaban y plagiaban mi obra.

Por primera vez en mi vida empecé a desesperarme, no por el dinero que nunca me importó, sino por la pérdida de mi esencia, teóricamente no tenía problemas, podría vivir holgadamente de los royalties de mis canciones... Sin embargo, me faltaba algo.

Fue mi psiquiatra, el Dr. Lupiáñez, quien me propuso un curioso ejercicio: consistía en adentrarme en un entorno donde no hubiera nada, despojarme de todas mis cosas materiales y allí, sólo en medio de la nada, intentar encontrarme a mí mismo.

Así, una plomiza tarde de domingo me acerqué al desierto más cercano, me despojé de mis ropas, de mi cartera, de mi DNI, conté 10.000 pasos y al fin llegué a un punto que a pesar de estar en medio del desierto parecía estar nublado, de esos días como que no sabes si abrir o no el paraguas, con esa clase de tiempo destemplado en el que no hace frío para ponerse una chaqueta, pero tampoco hace calor... Me di cuenta de que estaba a punto de vivir el segundo hecho trascendental que jalonaría mi vida, y efectivamente, allí estaba el Cuervo……

-¿Te has encontrado ya? -Me preguntó-.

-No,… No lo sé -contesté espantado…- ¿Quién eres tú?

-Construirás un parque de atracciones.

-¿Pero, pero…?

-Ni pero, ni Mero. Craaaaak!!!!! (graznó furioso y se echó a volar)

En seguida me di cuenta de que eso no había sido un espejismo ni una visión, que ese lugar era yo mismo, y que había otras personas que también eran ese lugar, tenía que encontrarlas y hacer que ese sitio fuera lo más agradable posible, ese fue el mensaje del cuervo.

El resto de la historia es simple, junto con los demás gerentes hemos creado este lugar como faro para los que sienten Cuervolandia, para los que son Cuervolandia.

Y tú,.... ¿Eres Cuervolandia?
Visite los cuervocines
Por fin un ciclo de cine tártaro sin subtítulos!!!!!
Altramuces y pastillas de potasio por sólo una cuervoficha

8 comentarios:

  1. Ese cuervo sabe lo que quiere. ¡Me gusta!
    No se anda con tonterías ni monterías.

    Espero con ansiedad ver los nuevos cuervojiconos que jalonen ¿el final? de esta vida singular...

    ResponderEliminar
  2. Don Golosón8/11/08 3:49 p. m.

    mmmmm, altramuceeesss!!!

    ResponderEliminar
  3. Supongo que con este precioso relato nos estás recordando el simbolismo del Cuervo en la tradición Celta: Animal que trae mensajes de los Dioses y del Otro Mundo...
    El Cuervo es un ave de gran significado espiritual, por eso tú hazle caso y sigue regalándonos relatos lindos e inspirados.

    ResponderEliminar
  4. Los devenires de este prohombre de Cuervolandia, constiyen la constatación del "sujeto social histórico" (en el sentido Hegeliano-Dusseliano) envejecido en la barrica materialista de Marx. En un neo-profeta, cuya autoconsciencia de transfiguración divina no ocurre en un desierto, si no en la campiña Cuervolandiana, donde no sólo altramuces sino los hongos logran crear la atmósfera mística adecuada, creando una mística y etérea Cúpula de la Roca, donde en su interior sólo 3 personas más han transcendido al infinito, pero amigos, esa es otra historia.

    ResponderEliminar
  5. Altramuces, esto si que son las consecuencias de un buen atracón de altramuces: http://es.youtube.com/watch?v=U7FxB3ELsS4

    ResponderEliminar
  6. Vos sabés, ahorita acabo de haxar, el video promosional de Cuervolandia, entre vetuttos liiibros, manifietttos, pancartas, demasiado olvidados para recordarlos, más que un recuerdo para que se los haga caer en el olvido: http://es.youtube.com/watch?v=7hvWtfecA24

    PD: Recordad, sólo tenés que cambiar la palabra "estudiante" por "habitante de Cuervolandia".

    ResponderEliminar
  7. Queridos Todos:

    Tarde, mal y arrastro que pintan bastos, llego a nuestra cita mensual para agradecer más su colaboración y constatar que muchos de uds. se sienten Cuervolandia.

    Amiga Palomitera.- Comparto con ud. su visión halagadora del cuervo, a veces es necesario que un ser negro y alado llame al pan pan y al vino vino y nos ponga los pies en el suelo. Contribuír a la creación de cuervolandia es de las cosas más cuerdas que he hecho en mi vida, y cada día doy gracias por esta aparición reveladora.

    Amigo Golosón. Su pasión por los altramuces (o entremozos)no sólo es compartida por los gerentes sino fomentada y aplaudida.

    Amiga Interruptor, grácias por su observación acerca del contenido chamánico de los cuervos, como ud. sabe en la mitología nórdica el padre de los dioses era asesorado por dos cuervos, En la judeocristiana fue un cuervo lo primero que mandó Noé a buscar tierra firme, y en la de los indios norteamericanos el cuervo fue el que quitó el velo de la noche para descubrir el día. Quizá sean mensajeros chamanes, quizá no, el caso es que Cuervolandia se llama así por algo. Grácias una vez más por ser tan maravillosa.

    Anónimo amigo, Sus observaciones me halagan y comparto con vd. la idea de trascendencia del materialismo a la espiritualidad que las revelaciones nos han transmitido, pero hemos de decir que los gerentes no sómos diferentes del resto de los mortales, creemos que Cuervolandia está en todos y cada uno de los seres humanos. Ud. ya lo empieza a notar y esperamos que se vaya revelando más el sentido de Cuervolandia relato a relato. Gracias una vez más por leernos y compartirnos.

    Amigos Biba Jamaika y Re-Mate, les agradecemos sus testimonios gráficos y su sentido festivo de entender nuestro parque. Nos reconforta saber que hay cuervofans a lo largo del orbe terráqueo.

    Un cuervoabrazo a todos y recuerden que los altramuces son mejores acompañados de sabroso cuervofrutas.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Sírvase expresar aquí su graznido: