sábado, 20 de octubre de 2007

PACO EL ARLEQUÍN

'enSoniaDora'

'Petrucio'

Cuervolandiaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Sentado en la silla giratoria de la cafetería de una gasolinera de una carretera del desierto de los Monegros, Francisco Horcajuelo Páez apuraba el solysombra cuyo importe sufragaban sus recientes ganancias en la tragaperras de CIRSA, que castigaba las orejas de los demás pasajeros del autobús a Cuervolandia con esa versión carrillonesca del "Baile de los Pajaritos" de la inefable Mª Jesús y su Acordeón.

Cual personaje de Proust, el sabor del solysombra, amargo de entrada y con retrogusto pegajoso, hizo que de repente Francisco se acordara de su primera comunión, el día más feliz de su vida, en el que vestido por vez primera de alférez de marina, abría los regalos. Se acuerda de un boli con reloj digital incorporado, maravilla de la técnica, y de unas zapatillas de deportes grises marca TIANG, aunque él hubiera preferido unas Paredes. El tercer regalo venía envuelto en un papel de colores chirriantes: allí estaba, parecía un libro, pero no lo era; era un diario, tenía dos cierres dorados y un candadito con unas minúsculas llaves, pero lo que más le llamó la atención fue la portada del diario, en ella había dibujados una luna turca y apoyado en ella una figura que impactó profundamente al pequeño Paco, un Arlequín, cara blanca y melancólica, una delgadez extrema y ese sombrero y maillot que le daban un aspecto divertido y triste al mismo tiempo.

Una lágrima asomó a los ojos de Paco, tomó otro trago de Solysombra y siguió su evocación.
Esta vez, se acordó de sus tiempos de legionario en el Tercio Duque de Alba, condecorado en los paracas; ya había desarrollado su afición al solysombra, lucía en su cara patillas anchas de boca de hacha, en sus bíceps tatuajes marciales de calaveras, corazones ardiendo y al lado del corazón unos rombos misteriosos que a nadie quiso explicar. Paco se acordó del día en que el Sargento legionario le pilló una noche vestido de Arlequín, lánguido, mirando la luna ceutí y escribiendo en su diario con una pluma de ave poesías de amor que nunca sabremos.

Otra lágrima, otro sorbo.
Paco se acordó de la prisión militar, de la oscura celda de aislamiento, de la frase exacta de Lupiáñez, el Psicólogo penitenciario: "Amigo Horcajuelo, lo que tiene Ud. es un extraño fenómeno de doble personalidad, no está contento con su vida y acude en su subconsciente al personaje que reconfortó su infancia para hacer frente a problemas que Ud. es incapaz de resolver. Ahora es Ud. el que tiene que decidir lo que quiere ser".

Sorbo final.

Megafonía: "Pasajeros con destino a Cuervolandia, tienen el autobús situado en la dársena cinco".
Paco el Arlequín se corrigió el maquillaje, pagó la cuenta, recogió su sombrero y su mandolina y se fue al autobús.


"El secreto de un Buen tragasables está en saber dónde parar"
Scdhlinder Pashnavi, "Memorias de un Fakir"

13 comentarios:

  1. Transmigrante sin papeles21/10/07 11:11 p. m.

    Yo, en cambio, odio ser arlequín.

    Tras mi última muerte, como ya es costumbre, los yamadutas me arrastraron hasta un teatro destartalado, en las afueras de una ciudad sin nombre ni apellido.
    "¡Improvise!" -dijo alguien desde el patio de butacas. Aunque deslumbrado por los focos, no tuve dificultad en distinguir la voz tonante de Yamaraja.

    Y me esforcé, me esforcé como nunca en una interpretación llena de matices. Sondeé las profundidades del alma humana, recorrí los pliegues más recónditos del deseo y del dolor. Lo sé porque, al acabar, las otras almas murmuraban (unas envidiosas, otras emocionadas) conmovidas por mi actuación.
    "No nos llame, ya le llamaremos" fue todo el veredicto que escuché de labios del Gran Hacedor de Cástings; y, a continuación, su risa sardónica, que sellaba mi destino.

    Yo sabía que, a pesar de mis esfuerzos, había sido condenado a vivir una vez más una vida de arlequín en el mundo de los hombres, a pepetuar los errores de siempre en un samsara que ya dura demasiado.

    Por eso ahora me ve usted, amigo, en esta academia nocturna de actorzuelos fracasados, intentando ampliar mi registro. Aprendiendo cualquier otro papel (qué se yo... de Pierrot, de Colombina o de Brighella). Pero sé que es inútil, que moriré mil muertes y naceré mil veces arlequín. Nada se puede hacer, ese Yamaraja me ha encasillado.

    ResponderEliminar
  2. amigoimaginario22/10/07 7:28 p. m.

    El sol y sombra siempre me gustó combinado con zarzaparrilla. Esos atardeceres de domingo en el desierto de los monegros frente al monumento a Mily Vanily, con su doble faz, su doble mirada, una solemne,otra romántica, taciturna. Una inspirada, creadora, otra viviendo del cuento y las voces ajenas... Es maravilloso degustar su sabor hasta que me descubro esperando a que el personal de seguridad de cuervolandia, con traje negro y cuervo-gorras, venga a avisarme de que hace media hora que debería haber salido, que es la enésima vez que hago caso omiso de la megafonía a la hora de cierre.

    El Arlequín: símbolo de dualidad, de deseos ocultos frente al pragmatismo de la babilonia en la que crecemos... el hacer felices a los demás a pesar de nuestra ausendia de felicidad, aunque nuestra felicidad sea hacer felices a los demás desde nuestra tristeza. Todos somos un poco arlequines. No por las mallas ajustadas, sino por nuestras emociones divididas. Y como siempre, esta faceta de nuestro corazón presenta distintas caras dependiendo de la óptica, dependiendo del color del rombo que elijamos como lupa: a unos ser arlequín les llena, a otros les vacía...

    Blanco o negro, no hay grises.

    PD: El sol y sombra con cuervofrutas está demasiado fuerte,... se estropéa el sabor.

    ResponderEliminar
  3. Esos regalos de comunión me han llegado al alma.

    PD- ¿Cómo podría conseguir un ejemplar de "Memorias de un Fakir"? En todos sitios me dicen que el libro está descatalogado.

    ResponderEliminar
  4. Recuerdo exactamente como era mi arlequín de primera comunión. Llegó en un papel de regalo azul con estrellas plateadas. Pero en vez de ser un diario era una carpetilla con todos los accesorios necesarios para mantener correspondencia: carpetilla de cartulina esmaltada con arlequín con traje blanco que se apoya en una luna, folios con el mismo dibujo haciendo efecto agua, sobres y bolígrafo a juego. Aún me quedan algunos restos que miro nostálgica y, como a Paco, me sale la vena arlequín. Me ha gustado especialmente el relato.

    Por cierto, ayer por la tarde he comprado el primer número de Uzumaki, la cicatriz. Ya te contaré como va. De momento la primera ojeada y las primeras páginas son tremendas. Me está gustando mucho, gracias.

    ResponderEliminar
  5. Magistral! Es decir, me ha encantado!!!

    Me hizo recordar mi primera comunión, los bolis con reloj digital incorporado, mi diario con un Arlequín en la portada... y las máscaras detrás de las que a veces me escudo para no dejar ver las lágrimas.

    Venir a cuervolandia y disfrutar de los relatos de sus gerentes, es todo un lujo, un gustazo.

    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  6. Ataulfo Linch. Presidente de Suicidio Express29/10/07 4:08 p. m.

    Un bello relato. Es una lástima no poder encontrar suicidas con experiencia. Están cotizadísimos en el mercado laboral.

    Apasionados Besos

    ResponderEliminar
  7. Yo creo que ya es momento de buscar una editorial decente para ofrecerle la edición de los relatos de Cuervolandia que son rompe cocos y felicito a los gerentes por el talento que han sabido acumular. Y no dejar de lado la edición de "Memorias de un Fakir", que no dudo se convertirá en un betseller en las más prestigiosas librerías de Cuervolandia y alrededores.

    Que buen espacio...me pregunto...porqué a mi no me dieron de regalo el diario con la luna y el arlequín? Voy a investigar ese asunto...

    Un abrazo, mis gerentes preferidos, la cafetería está abierta hasta tarde y hay pie de Manzana con helado de Vainilla para saborear después del Directorio. El sindicato invita.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  8. Estimados clientes:

    La tardanza en mi respuesta se debe a que toda la gerencia está movilizada para preparar nuestro aniversario que es, como sin duda sabrán, el día 1 del mes que viene.

    Una vez más sus cartas han llegado al corazón de la gerencia y la verdad es que nos sentimos halagados de tener una clientela como ustedes.

    Estimado Transmigrante:Malvados Yamadutas!,maldito Gran Hacedor de Castings! Cruel Yamarahá!,.No se preocupe los gerentes también tuvimos nuestros reveses en la vida y creo que hemos sabido superarlos. La voluntad debe persistir y nunca se debe renunciar a los sueños que como dijo Shakespeare son la materia de la que está hecha la vida.Por cierto si sabe ud. de fakirismo tenemos una vacante.

    Amigoimaginario. Una vez más ha clavado la esencia del relato, la dualidad, el sol y la sombra, el blanco y el negro,Mili y Vanili, nos congratula el tenerle como lector, esperamos no defraudarle en el próximo relato.Sugerencia el solysombra con cuervocola está mejor pero deja los dientes negros (y blancos).

    Vanesolo.-Muchas gracias por su comentario,los calendarios arlequinescos de primera comunión son un regalo que siempre nos ha fascinado a los gerentes,y creo que a toda una generación.La gerencia ha tomado la decisión de regalar calendarios de arlequín en las primeras comuniones, esta tradición no debe perderse y desde aquí proponemos su revival.El compañero gerente que le recomendó Uzumaki me ha dicho que seguro que le va a enganchar, porque va mejorando poco a poco.

    Nuestra mejor amiga.Sus cartas hacen subir los colores a la gerencia,estamos encantados de tenerla como lectora,por cierto su relato de su primera salida en solitario me ha encantado ya que conozco gente que recientemente ha tenido la misma experiencia.Un abrazo y está invitada a una zarzaparrilla en el snack bar,en taquilla le darán tres cuervofichas marrones).

    Maya.-La más brillante de las pléyades, sepa que a la gerencia también le parece injusto que ud. no tenga su calendario de arlequín.Nos solidarizaremos al cien por cien en cualquier reclamación. El libro de Schlinder Pashnavi, y contesto también con esto a Palomitera, sólo se encuentra en ferias del libro antiguo y de ocasión, actualmente está descatalogado, pero a través del blog iremos adelantando su contenido.La gerencia agradece la invitación del Sindicato,pero la próxima ronda corre de nuestra cuenta.

    Sólo me queda agradecer su visita a Ataulfo Linch, pero rogamos a nuestros lectores que no incrementen su plantilla, al menos hasta haber leído el próximo cuervorelato.

    Cuervo, cuervo cuervo.....

    ResponderEliminar
  9. Hola, hombre, mujer o ente disperso en las sombras.
    Muchas gracias por tu visita y por tu comentario.
    Perdona mi tardanza pero la vida me arrastra dulcemente hacia otros lugares sin teclado y las obligaciones(buscadas y deseadas) no me permiten ser tan cortes y agradecida como yo quisiera.
    Queda pendiente una lectura exhaustiva de tus escrito, y mas comentarios ;)
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Hola, apreciada amiga de diáfanas líneas.

    Mi visita fue más de una, pero creo que solo dejé un comentario... por ahora [¿amenaza o mero apunte neutral?].

    Me gustó mucho tu blog, sinceramente. Durante un tiempo no podía recordar la dirección y estaba frito (menos mal que luego volví a encontrar el enlace)

    Y ahora te tenemos aquí de visitante... Todo un orgullo.

    Somos nosotros quienes te agradecemos la cortesía, al tiempo que lanzamos una doble invitación: a los cuervófilos para visitar tu estupendo blog, y a ti para que vuelvas por nuestro complejo regularmente. Consejo: conviene sacar el abono de 2000 cuervofichas, porque por cada 1999 regalamos 1. Mientras dure la oferta, claro, que esto tampoco puede ser Jauja ;)

    Pero cuidado con el "dulce arrastrar", o puede que algún parque de atracciones cierre sus puertas antes de que te des cuenta de que quieres finalizar tu visita.

    Saludos y un abrazo

    ResponderEliminar
  11. jooo, ¡¡No quiero finalizar mi visita!! jo jo y jo
    Voy llegando al final y me encuentro en un círculo dónde estoy yo mismamente hablando de cortesías y de leer y de bla bla bla. ¡Miedo me da!
    Y ahora, después de beberme a buches toda la historia de cuervolandia ¿qué haré en estas frías noches de invierno sin las cuervohistorias que tanto me apasionan? Si, ya, puedo esperar las nuevas entradas. Ja! no quiero comerme las uñas, no lo hice nunca y ya me veo mayor para empezar con esos vicios.
    Jo. Y encima sigo sin enterarme de si los gerentes son 2 o 3 o uno con varias personalidades.
    Terrible, sufro, me tiro de los pelos y la depresión me da sueño.
    Me voy a la cama.
    Cuervobesos a puñaos pa mis gerentes de mi alma

    ResponderEliminar
  12. Diáfana: Muchas gracias, guapísima. Nos encanta que te guste el blog y también nos anima mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Sírvase expresar aquí su graznido: