lunes, 30 de julio de 2007

Historia de un gerente (I)

'Se vende por separado.
Pilas no incluidas.
Más de 5000 pesetas'

'Llego pronto, llego pronto'

Miles de e-mails interesándose por los gerentes de Cuervolandia nos llevan a satisfacer esa sana curiosidad colectiva. Este es el relato en tres partes de la trayectoria personal de uno de ellos.


Químico aficionado desde su infancia, irredento cautivo de la tabla periódica de los elementos e incansable constructor de modelos moleculares de plástico o madera –ingenuos los primeros, complejísimos después–, su primer Quimicefa labró el cauce por el que habría de discurrir buena parte de su vida. “¿Por qué pega el pegamento? ¿Cómo es que perdura tanto la orina de gato en el ambiente?”.


Se preguntaba todo esto mientras dibujaba en un cuaderno cuadriculado estructuras atómicas, nevadas montañas, árboles secos de los que colgaban bufandas o cajones cerrados bajo llave en cuyo interior moraba toda clase de satisfechas mascotas.


Recién alcanzada su mayoría de edad, sus padres le enviaron a la universidad y estudió, como no podía ser de otra manera, la carrera de Biblioteconomía. Sin embargo, pronto descubrió que los secretos de la archivística que llegaban hasta su aula susurrados de generación en generación de bibliotecarios, y todas aquellas refinadas técnicas para la clasificación de volúmenes, eran menos interesantes que la propia lectura de los libros sobre los que versaban; por lo que, hasta cierto punto desencantado, tras muchos cuadernos cuadriculados repletos de ilustraciones más y otros tantos libros de química devorados, abandonó sus estudios dos años después de haberlos comenzado, para decepción de sus padres y desespero de una lánguida y dulce compañera de clase que jamás se había atrevido a dirigirle la palabra: tan solo urgentes suspiros y huidizas miradas rubias.


A pesar de la franca oposición de sus progenitores (y quizá por ello, pues tuvo que ganarse la vida por su cuenta), trabajó un tiempo en el diseño de cajas de juguetes, dibujando –en función del artículo– atrayentes rótulos, simpáticos animales o amables escenas que destacaran en las estanterías de las tiendas, por otra parte saturadas de productos infantiles cuyo gancho visual, en casi todos los casos, se basaba en imágenes fotográficas muy cuidadas. Sin embargo, la filosofía de sus jefes rechazaba semejante explicitud por obscena, siendo estos partidarios de una representación subjetiva del contenido de las cajas, estimuladora de la desbordante imaginación de los pequeñuelos y menos tosca que aquellas otras.


—Aquí tienes a Cucho, el pollo que salta a la comba. Quieren un grafismo aún más depurado que el de la princesilla hámster Eloísa. Buena suerte.


Había verdadera obsesión entre los directivos por respetar la normativa de producción y cuantos estándares de seguridad y calidad existiesen o fueran a aprobarse a medio plazo. El plástico estaba prohibido en la empresa: tan solo se fabricaba empleando materiales que ellos hubiesen querido para sí cuando apenas sabían hablar, como madera de camelio (cuyo aroma, además, se había comprobado que cautivaba a las madres inconscientemente) o tricorilparbamida, tan noble como extremadamente resistente al vómito de bebé, aunque cuarenta y tres veces menos barato.


Incomprensiblemente el negocio no prosperó, y tras la quiebra hubieron de presenciar con angustia y contenida rabia cómo cientos y cientos de cajas de maravillosos juguetes eran vendidas en pública subasta a precios ridículos; “casi a granel”, como se le oyó gemir al presidente de la empresa tras dar un sobresaltado respingo, cuando el mazo del subastador besó por última vez la mesita en la que se ventilaron sin miramientos granjas de ponis, caretas de gato, barritas de labios con sabor a manzana o sacos de la risa ecológicos.


En ese momento, el postrero objeto subastado, un saco, empezó a reír sin pausa, haciendo la retirada de los fracasados aún más vergonzosa, pues tanto el público como el maestro de ceremonias se contagiaron y no podían dejar de carcajearse, señalándolos con el dedo al verse incapacitados para disculparse. Otros sacos previamente subastados comenzaron a activarse histéricamente, en un perverso efecto dominó. Alguien logró ladrar que se activaban por simpatía. El futuro cofundador de Cuervolandia viviría siempre con la imagen de toda esa gente trastabillando calle abajo, doblados como demonios, llevando bajo el sobaco las cajas con sus dibujos estampados, que a veces se les caían al apoyar las palmas de las manos sobre sus rodillas, con las bocas abiertas y las caras teñidas de rojo colapso.


Algunas muñequillas fareras, al rodar por la acera, se te quedaban mirando fijamente con una extraña expresión en sus rostros de tricorilparbamida tallados por ordenador; y al dibujante de las cajas le pareció leer en ellos un “No importa ya” que le hizo pensar en sus padres, y allí mismo lloró con todos los demás.

22 comentarios:

  1. AmigoImaginario31/7/07 5:23 p. m.

    Tranquilos, no hay que darlo todo por perdido, siempre nos queda el alentador proyecto de diseñar la página web oficial de Bram Dijkstra... ¡¡Eso dará sentido a nuestras vidas!!

    ResponderEliminar
  2. Una historia triste, con tintes melancólicos, rozando lo dostoievskiano. Es un individuo víctima de una sociedad sin valores, metas o fututo, sólo existe la triste melancolía del dejarse llevar.
    Lo que no acabo de entender es el gap existente entre el perfil de esta desdichada persona y cómo ha llegado a ser cofundador de Cuervolandia?

    ResponderEliminar
  3. Amigoimaginario (aunque en Cuervolandia pierda para nosotros su atributo de 'imaginario'): Ánimo con el diseño de la webpeich del profesor emérito e interesante escritor, de quien no teníamos noticias hasta ahora -al menos no este gerente-.

    Tan solo aclarar a los fans de los efectos especiales que no conviene confundirlo con John Dykstra (digo esto para evitar, en lo posible, precipitadas idolatrías)

    El Señor de los Anillos (creo): En la 2ª y 3ª parte de la historia, con la continuación del relato de sus andanzas, se rellenarán todos los gaps que pueda haber, o al menos se intentará. Paciencia n_n

    ResponderEliminar
  4. el maquinista20/9/07 11:53 a. m.

    Felicitaciones a los gerentes y, en particular, al más rojo de ellos, ése que alinea sus filas a la izquierda.

    Será ya difícil que me vaya de cuervolandia

    ResponderEliminar
  5. Bienquerido maquinista:

    El gerente del fondo a la izquierda :) le envía un sentido abrazo.

    Gracias por visitar nuestro desangelado complejo. Haremos todo lo posible para fidelizar a clientes como usted, que son todo un lujo para este parque de atracciones en particular y para cualquier blog en general.

    ResponderEliminar
  6. Uff!!!

    Me siento como ejecutiva junior en el primer día de trabajo. Todavía no identifico a los gerentes de área. Pero bueno ese nunca ha sido mi problema, aprendo rápido y con en organigrama bajo el brazo iré entendiendo las jerarquías que deben estar más expuestas en posts siguientes. Mi doctorado en Coaching me ayudará en algo?

    Un saludo,

    Maya

    ResponderEliminar
  7. Estimada Maya: ¡Es cierto, es todo un poco lioso! Fíjate, a veces no nos entendemos ni nosotros!

    En realidad no hay jerarquías, todos estamos al servicio de Cuervolandia de igual modo. Eso sí, cada cual alinea los textos de diferente forma y tiene sus propias obsesiones... Esperamos que decidas descubrirlas todas.

    Besos.

    PS: Normalmente cada gerente contesta a los comentarios de sus textos de manera principal. El jaleo se monta cuando nos contestamos entre nosotros! xD

    ResponderEliminar
  8. Si haces una página sobre Bram Dijkstra te aviso de que yo seré la presidenta de su club de fans "el coche de la Plas",Bueno fuera bromas.él es tan inalcanzable como SGregkh ,yo queria que fuera mi tutor de tesis pero él no quiso,asi que colecciono dibujos que harian abochornar al mismisimo Egon Schiele is evening time Waterloo sunseeeet.Sabías que tiene un museo en su casa y que la gente hace excursiones en autobus para verlo?yo incluso escribi un comic al respecto,se llamaba "Comunistas en Marina d´Or" y dice "oiga debería ver el Museo de mi casa,que yo tambien tengo un museo en mi casa es el MUSEFUMA Museo Se Le Fue La Mano y consta de esos dibujos que te cuestan horas hacerlos y cuando los ves terminados dices "Dios mio,que he hecho aqui¡y mejor qu lo tirases pero te da pena porque es tecnicamente perfecto.Por ejemplo,el artista SEFUMA de esta semana es Julio Romero de Torres con su de malisimo gusto Salome

    ResponderEliminar
  9. En el centro del MUSEFUMA osea en el techo del salón de mi casa esta pintado un mural replica del que ha hecho Luis Royo a un millonario ruso,pero con chicos en vez de chicas que ¡ya esta bien de tanta recreacion en chicas con chicas¡ q como dijeron Watson Y Crick el Dogma Central de la Biologia Molecular :"Los hombres a los 30 años son soldados celosos de las lesbianas"

    ResponderEliminar
  10. Comunistas en Marina D'Or. Me encanta.

    (No puedo evitar que se me erice la nuca cuando por escucho por la tele el sonsonete "MarinaD'OrCiudaddevacaciones, digamé?")

    Sí, los hombres a los 30 años son soldados celosos de las lesbianas (elemental, querido Crick), pero ¿cómo nos lo agradecen ellas, eh? ¡Ah, ingratas!

    A ver si se anima Ud. a enviarnos ese cómic suyo, será un placer verlo.

    ResponderEliminar
  11. Lo de Marina dÓr es porque vive en Del Mar la zona rica de California donde se quemaron las mansiones de los famosos y claro el hombre que vive alli y ,como no podria ser de otro modo,el hombre es comunista.
    Pues a leer el Rock de lux

    ResponderEliminar
  12. Ok I was wrong,You don´tb know how much I regret what I said,but as The cure said "girls don´t cry"
    Everything burns with the proper flame
    Maria Teresa

    ResponderEliminar
  13. "Everything burns with the proper flame"

    Beautiful, rough truth.

    ResponderEliminar
  14. El caso es que el libro de Expresionismo americano tardó más de un año en llegarme y por lo tanto no lo había leído asi que ,inocente de mi, pensé :americano=capitalista ,pos voy a hablarle mal de Santi (No santiago) Carrillo y así le caigo simppática ,Oye ,en las peliculas los americanos odian a los rusos o al menos eso yo creía ,Nada mas mandarle un email me llega el libro y pienso Tierra tragame ,que metedura de pata y desde entonces lo unico que he sabido de él es que me dijo lo mismo que Fraga:"Non respondo Xorradas"
    Buaaaahh¡ que a mi la única política que me gusta eran las Noticias del Guinyol,que yo no margino a nadie por sus creencias religiosas,raciales ni politicas
    OTra cosa son las opiniones musicales porque a mi me han llegado a decir que es igual de bueno ELP que Ricky Martin y casi mato a quien me lo dijo

    ResponderEliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  16. viva la libertad de expresion

    ResponderEliminar
  17. No se enoje,fue sin querer queriendo.
    En vez de hacer amigos los estoy espantando
    ¿Qué no conoces ese refrán que dice que los que se pelean se desean?

    ResponderEliminar
  18. Panales de rica miel,bombones envenenados,montes de oregano...
    Oye ,tu crees que odia a las mujeres y al reves te lo dice para que le entiendas?
    Porque parece Risto cuando habla de ellas,el capítulo ultimo de las virgenes gallinas me dejó hecha polvo,
    El es muy listo y en vez de decir
    "las vir.... son gallinas"
    q queda muy mal,dice
    "No se quien dice q las v son gallinas,pero ojo q yo no lo digo,y dicen dicen" y a continuación se hace el indignado
    Oye esto me recuerda a SGreghk cuando decia auello de "Pochola y Jose Mari fijate,me dijeron que mi TermoDinámica era....blah,blah2
    "
    Pero nene ,no te escondas detrás de terceras personas si el que lo estas diciendo eres tú

    ResponderEliminar
  19. No queria ser cruel pero usa los mismos ingredientes para hacer el mismo pastel qwue Sgreghk,1 vez y yo que sabía,2 veces :la culpa es mía ,3 veces es inadmisible de todo modo.Pero yo no tengo derecho a criticarle,a mi no me han asesinado a mi padre ni sé lo que es que manden a un campo de concentración a mi gente y que nadie haga nada al respecto por evitarlo y encima los culpables queden libres,todos los alemanes son unos hijos de nazis.Si el sabe lo q hay q hacer poco importa q hayan daños colaterales,pero me duele que me vuelvan a traicionar porque yo sentí mucha pena cuando lo conocí porque me pareció tan increiblemente buena persona que el poner una cara alas terribles canciones de Joy Division me parecio tan doloroso porque piensas lo mal que lo deben haber pasasdo y te duele y a ellos les duele más porque sabes que es real

    ResponderEliminar
  20. ¿Y si le pido perdón?Me contestaría algo así como "Esta tia es gilipoyas.Es que ha estudiado periodismo en la Universidad del Kamasutra,porque yo he estudiado periodismo en Berkley"
    MMMM muy bien,yo quedé en la 7ª posición de 3000 en la prueba de Selectividad de la Comunidad Valenciana y no lo voy pregonando por ahí,la diferencia es que el Benemerito ,osea tú ,ya tenias la carrera terminada antes de 1973 y a mí me dió de lleno desde el primer año de la uni porque pasó lo que pasó que ya sabemos bastante es que me levantava a las 7 menos 20 ,tenía 4 horas de clase más 3 practicas de 2 horas y media cada una todas las tardes de lunes a viernes,no como los de Letras que a las 3del medio día ya estaban en su casa.Y todo esto llegando a beber litro y medio de Coca-Cola al día osea que mis condiciones no han sido como las tuyas

    ResponderEliminar
  21. Y ahora él me contesta:"Pues yo conozco en persona a Francis Crick que trabaja aquí al lado en el Instituto Salk de Estudios Biológicos de San Diego,me lo encuentro durante los recreos en la máquina de los pandorinos"
    Y me deja hundida.
    Vale ,yo no he ganado una beca en la mejor Universidad de EEUU pero en tú país y con tus presidentes ser becario no me parece tan buena idea.

    ResponderEliminar
  22. Hay que ver ,éste hombre lo que me inspira ya sólo falta que le escriba poesías.
    Y estoy escribiendo con faltas porque escribís con LL la Jolla.

    ResponderEliminar

Sírvase expresar aquí su graznido: